Terapia del habla para niños con trastornos de alimentación y deglución

Terapia del habla para niños con trastornos de deglución y alimentación | | Voz Speech Therapy, Clínica de Terapia del Habla Bilingüe en Washington DC

En un mundo tan vibrante como es el de la adolescencia, lleno de risas, exploración y aprendizaje, la comunicación juega un papel imprescindible.

Sin embargo, para algunos niños, el simple acto de comer y beber es un desafío, y los trastornos de alimentación y deglución pueden no sólo disrumpir la salud del pequeño, sino su habilidad para expresarse.

Para estos niños, la terapia del habla pediátrica es un faro de esperanza, ofreciendo a estos pequeños intervenciones y estrategias especializadas y adaptadas a sus necesidades únicas.

Gracias a la combinación de técnicas y ejercicios con el apoyo de terapeutas del habla, estos niños podrán superar cualquier obstáculo.

Echemos un vistazo a qué hace la terapia del habla para allanar el camino de estos pequeños y permitirles así que florezcan emocional y físicamente.

¿Qué es la alimentación y la deglución?

La alimentación y la deglución son procesos fundamentales que la mayoría damos por sentado, lo que no quita que sean esenciales para la supervivencia.

La alimentación y la deglución incluyen todos los procesos requeridos para introducir sólidos y/o líquidos en la boca, manipularlos con dientes, lengua y mandíbula, y desplazarlos de forma segura a la garganta, desde donde se mueve hacia el estómago a través del esófago.

Puede parecer algo simple, pero todo esto requiere de una orquestación precisa de músculos, nervios y reflejos, todos trabajando en armonía perfecta.

En los niños, este proceso es algo especialmente crítico, ya que no sólo se requiere para la nutrición del día a día, sino también para el desarrollo y el crecimiento.

Desde el momento en el que su bebé toma su primer traguito de leche o su primer mordisco de comida, se empiezan a desarrollar las habilidades de comer y deglutir.

Conforme progresen de ser bebés a niños, estas habilidades se refinarán de manera paulatina.

¿Qué tal si le echamos un vistazo a las diferentes etapas del proceso?

Fase preparatoria oral

La fase preparatoria oral marca el tono para el consumo seguro y eficiente de sólidos y líquidos.

Durante esta fase, los músculos de la boca —incluyendo labios, lengua y mandíbula— trabajan juntos para preparar y manipular la comida con vista a la deglución.

Los niños sellan los labios alrededor de la cucharada de comida o el trago de líquido.

Con la lengua, mueven la comida por la boca, mezclándola con la saliva, y con la mandíbula rompen y trituran los solidos hasta alcanzar una consistencia fácil de manejar.

Esta fase no sólo mejora el sabor y la textura de la comida, sino que asegura que tenga un tamaño adecuado para su paso sin incidentes por la garganta.

Cualquier disrupción o dificultad en esta fase dificulta los pasos siguientes.

Fase faríngea

Es en la fase faríngea donde ocurre la magia que hace que lo ingerido pase por el conducto adecuado.

Durante esta fase, empujamos el bolo alimenticio hacia la garganta, que actúa como esclusa hacia el esófago.

Esta etapa necesita de una secuencia de movimientos musculares altamente coordinados que protegen la vía aérea al tiempo que permiten el paso de la comida.

La epiglotis, una lámina cartilaginosa, cierra la tráquea evitando así que líquidos y sólidos lleguen a nuestros pulmones.

Los problemas en esta fase pueden llevar a problemas serios de salud, incluyendo aspiración pulmonar.

Fase esofágica

La fase esofágica es el último paso en el intrincado proceso de ingerir y digerir comida.

Una vez la comida se ha preparado de forma segura y eficiente en las fases orales y faríngeas, es hora de que haga su última travesía al estómago.

Durante esta fase, una contracción coordinada de los músculos del esófago empujará la comida hacia el estómago, asegurándose así de que la comida llegue a su destino.

Para los niños que padecen de trastornos de alimentación o deglución, las dificultades en esta fase se muestran como problemas para trasladar la comida a través del esófago, lo que puede causar sensación de ahogo, discomfort o aspiración pulmonar.

¿Qué son los trastornos de la alimentación y la deglución?

Los trastornos de la alimentación y deglución —también conocidos como disfagia— son condiciones complejas que impiden la normalidad en el proceso de consumir comida y bebida.

En estos trastornos, la función y la coordinación de los músculos y los nervios involucrados se ven trastocadas.

Los niños con trastornos de alimentación y deglución pueden mostrar dificultades en varias partes del proceso, tal y como la masticación, lidiar con la comida y bebida en la cavidad bucal o desplazarlas a través de la garganta y el esófago.

Estos trastornos pueden venir dados por una variedad de causas, desde trastornos del desarrollo a condiciones neurológicas, pasando por anormalidades estructurales o nacimientos prematuros.

RELACIONADO:: Terapia del habla para condiciones neurológicas

Los trastornos de la alimentación y la deglución también afectan a los adultos.

En estos casos, sin embargo, suelen venir dados por un infarto cerebral o una lesión craneoencefálica

RELACIONADO: Terapia del habla para adultos

Las consecuencias de la disfagia son bastante severas, impactando no sólo la nutrición y el crecimiento, sino la calidad de vida en general.

Reconocer los síntomas y abordar estos trastornos con una intervención temprana es crucial para ayudar a los niños a superar estos desafíos.

Síntomas de los trastornos de alimentación y deglución

Los trastornos de alimentación y deglución se pueden manifestar de muchas formas.

A menudo se manifiestan como señales y síntomas observables a la hora de comer.

Entre los indicadores más comunes están las dificultades al masticar o al mantener la comida/bebida en la boca, llevando a un babeo excesivo o al derrame de la comida.

Los niños también pueden mostrar a versiones a ciertas texturas, tosiendo o teniendo náuseas durante las comidas.

Otras banderas rojas bastante significativas son la pérdida de peso o el crecimiento ralentizado, ya que estos trastornos pueden comprometer la habilidad del pequeño de recibir nutrición adecuada.

A veces, se dan infecciones respiratorias o neumonía, debidas a la aspiración de comida o bebida en los pulmones.

Otros cambios de comportamiento, como ansiedad a la hora de comer o el rechazo a la comida, también pueden indicar la presencia de estos trastornos.

¿Qué es la deglución y la alimentación? | Voz Speech Therapy, Clínica de Terapia del Habla Bilingüe en Washington DC

Causas de los trastornos de alimentación y deglución

En los niños, estos trastornos de alimentación y deglución pueden venir dados por diferentes causas.

Una de las causas más comunes es el retraso en el desarrollo, en el cual las habilidades motoras bucales del niño no progresan como se espera.

Las condiciones neurológicas, como la parálisis cerebral, también pueden disrumpir la coordinación requerida para comer y tragar.

Los problemas estructurales como el labio o el paladar hendido pueden crear barreras físicas para el funcionamiento adecuado de las fases orales y faringeales.

Los partos prematuros, que suelen venir con reflejos y músculos poco desarrollados, son otro factor.

Para terminar, la enfermedad del reflujo gastroesofágico y algunos trastornos respiratorios pueden acentuar estos trastornos causando irritación o discomfort a la hora de comer.

¿Cómo ayuda la terapia del habla a los niños con trastornos de alimentación y deglución?

Para los niños que padecen estos trastornos, la terapia del habla surge a menudo como un salvavidas.

Gracias a unos diagnósticos expertos, los terapeutas del habla son capaces de apuntar a los problemas específicos a los que se enfrenta su pequeño a la hora de comer.

Con esta información, diseñarán intervenciones y estrategias a medida para abordar estos problemas.

La terapia del habla se centra en mejorar las habilidades motoras orales, ayudando a su pequeño a desarrollar la fuerza y coordinación necesarias para masticar, tragar y lidiar con la comida en la boca.

Además, las técnicas como la integración sensorial y la desensitización pueden ayudar a solucionar aversiones a texturas, permitiendo a su pequeño acceder a una mayor variedad de alimentos.

Los terapeutas del habla también trabajarán de cerca son su familia para crear un entorno seguro y de apoyo en las horas de comida.

Esto incluye asesoría en cubiertos adaptados, posiciones y rutinas para que la comida sea más soportable.

La terapia del habla no sólo ayudará con la parte física de la alimentación y la deglución, sino que también mejorará la comunicación y la interacción social.

Pida su cita con Voz Speech Therapy hoy

Si su niño tiene dificultades a la hora de comer y deglutir, no espere más para dar el primer paso.

Ayude a su pequeño a desbloquear el potencial para unas comidas más sanas y una mejor comunicación.

Pedir su cita con Voz Speech Therapy hoy puede significar un mundo de diferencia para la vida de su niño.

Nuestro equipo de terapeutas del habla, dedicados y experimentados, comprenden los desafíos a los que se enfrentan estos pequeños, y estamos preparados para ayudarles a mejorar y convertir esas horas de comida en momentos de felicidad y conexión familiar.

¿Por qué esperar?

Pida su cita con Voz Speech Therapy hoy.

Voz Speech Therapy
1331 H St NW Ste 200,
Washington, DC 20005

(202) 734-4884
- https://g.page/vozspeechtherapy

Voz Speech Therapy is a pediatric bilingual speech therapy clinic in Washington, DC that provides individualized services based on the specific needs of your or your child. Therapy sessions are provided in English or Spanish, depending on your child’s native language. Voz Speech Therapy es una clínica pediátrica bilingüe de terapia del habla en Washington, DC que brinda servicios individualizados según las necesidades específicas de usted o su hijo. Las sesiones de terapia se brindan en inglés o español, según el idioma nativo de su hijo.


Index / Índice