¿Su hijo se pasa mucho tiempo chupándose el dedo?

¿Se ha dado cuenta que lo hace cuando tiene hambre, está aburrido, impaciente o cansado?

¿Lo ha intentado todo para que el niño deje de chuparse el dedo, sin suerte alguna?

Si es así, es posible que su hijo tenga problemas que solucionar con el chupado de dedo. Podemos ayudarle.

Uno de los servicios de logopedia que ofrecemos en Voz Speech Therapy es la reducción del chupado de dedo crónico para niños de cinco años o más, a través del protocolo ¡Pulgares arriba!


¿Qué es el chupado de dedo?

Es muy común que los niños se chupen el dedo. La mayoría lo hacemos desde muy pequeños, algo posiblemente relacionado con la habilidad instintiva para mamar. Después de todo, es algo que necesitamos desde el nacimiento para sobrevivir, y a esas edades somos demasiado inmaduros para aprenderlo.

Sin embargo, con el tiempo, su niño debería dejarlo.

La mayoría de niños se chupan el dedo cuando se sienten:

Impacientes

Aburridos

Hambrientos

Sedientos

Frustrados

Cansados

Asustados

Habitual

¿Por qué el chupado de dedo crónico es un problema?

Chuparse el dedo de forma crónica más allá de los seis meses puede llevar al desarrollo anormal de la mandíbula y a unos dientes mal alineados. Además, puede causar patrones anormales de tragado, mala posición de la lengua y problemas con el habla y la alimentación.

Además, se sabe que puede causar una pérdida temprana de los dientes de leche, lo que podría impedir que les enseñara a comer sólidos de forma correcta. Los niños que se chupan el dedo de forma crónica también tienden a tener peor higiene oral.

Si bien esto no afectará demasiado a su pequeño en las etapas más tempranas, conforme crezcan puede causar problemas tanto estéticos como relacionados con el habla.

Sin embargo, los niños que no se chupan el dedo o que consiguen romper con el hábito lo tienen más fácil para evitar este problema.

Mientras que chuparse el dedo de forma crónica no es un problema tan severo como otros, puede provocar traumas y frustraciones para su pequeño en el futuro.

Cuándo debería buscar tratamiento para el chupado de dedo

Por lo normal, es buena idea el asegurarse de que su niño deje el hábito antes de que empiecen a crecer los dientes adultos. Esto es alrededor de los seis años, como muy tarde.

Sin embargo, la terapia del habla de intervención temprana suele funcionar muy bien en los pequeños que se chupan el dedo de forma crónica, porque este comportamiento puede causar que su hijo crezca de forma anormal.

Más en concreto, puede causar un crecimiento rápido de la mandíbula superior, así como retrasar el crecimiento de la inferior. Esto resulta en malformación oral, que puede llevar a las complicaciones arriba descritas.

¿La buena noticia? Que el chupado de dedo crónico es realmente fácil de tratar cuando se pone al niño en manos de un terapeuta del habla cualificado y experimentado.

Tratamientos para el chupado de dedo crónico

El protocolo ‘¡Pulgares arriba! Fue diseñado por Simon Says, una compañía de cualificación en terapia del habla especializada en tratamientos de terapia del habla para trastornos orofaciales y miofuncionales.

Su hijo trabajará con uno de nuestros terapeutas del habla para niños específicamente entrenado en este protocolo. Este programa no sólo está diseñado para eliminar el hábito de chuparse el dedo, también está diseñado para ser divertido.

Es un programa de treinta días que utiliza diferentes modalidades, con juegos, videojuegos, cómics y más. Al mantener a su niño activo y atento, éste romperá su hábito de chuparse el dedo, logrando así las mejores oportunidades de tener dientes y mandíbula sanos y unos patrones de habla comprensibles.

El terapeuta que trate con su hijo también trabajará con usted directamente, como cuidador primario que es. Esto le ayudará a tener la información necesaria para que su hijo obtenga el éxito.

Pida su cita con Voz Speech Therapy hoy

¿Ha estado su hijo chupándose el dedo más allá de los seis meses? ¿Tiene al menos cinco años?

¿Le preocupa que pueda afectar a su desarrollo en el habla y el lenguaje? ¿A la hora de tragar? ¿Su desarrollo físico? Si es así, podemos ayudarle.

Aquí en Voz Speech Therapy, nuestro equipo ha recibido la formación necesaria para ayudar a su hijo a romper el hábito del chupado de dedo crónico.

¿Su niño se sigue chupando el dedo?

Si es así, el protocolo ‘¡Pulgares arriba!’ de Voz Speech Therapy puede ayudar a su hijo a dejar el hábito.